“TRAPITOS AL SOL” es una campaña en el marco de las luchas anticorrupción de la juventud organizada, con la cual damos a conocer nuestras preocupaciones frente al Congreso Nacional, como la entidad donde se toman decisiones fundamentales que afectan directamente el goce de los derechos de nuestro sector juvenil, nuestras familias y el pueblo en general.

Decisiones que según el contexto actual, reflejan y son generadoras  de desigualdad social, injusticia, impunidad y preferencias sectoriales de un sistema social y político donde campea la corrupción, que se ha ido configurando y consolidado con red integrada a nivel de la elite política, económica, corrupta,  tanto así que al inicio de este año retrocedimos 11 escalones en la medición del Índice de Percepción de Corrupción (IPC) que emite Transparencia Internacional, misma que refleja que estamos entre las 24 naciones más corruptas del mundo al ubicarnos en el puesto 157 de 180 países, con una puntuación de 24 sobre 100.

Nosotras y nosotros como jóvenes activos y organizados dentro del Movimiento Nacional de Juventudes Hondureñas (MONJUH), nos hemos coordinado para encaminar una serie de iniciativas, que a partir de este momento dispondrán de nuestra participación de forma permanente en la lucha constante contra la corrupción en nuestro país. Esto con el objetivo de hacer que la transparencia y la equidad sean nuestro estandarte de lucha como Plataforma Nacional Juvenil Anticorrupción para contribuir y alcanzar un estado de derecho de bienestar de la población, que pueda proporcionar las garantías a la sociedad se merece.

Como jóvenes comprometidos en alzar la voz y actuar en aras de la transparencia, estamos organizados nacionalmente; y les invitamos a sumarse a nuestra Plataforma de Juventudes de Honduras, donde estamos altamente comprometidos con nuestro país, en lo siguiente:

  1. A trabajar y ejecutar un PLAN DE CAMBIO que involucre a todos los sectores en donde la juventud se encuentra. Para promover la participación de los jóvenes en las diferentes propuestas ciudadanas, y que estas se conviertan en hechos, no solo en palabras. Que también se hagan constar nuestros derechos esenciales y que se nos permita intervenir e implementar procesos de veeduría y auditoria social en los diferentes proyectos dentro y fuera de nuestras comunidades en el territorio nacional.
  2. INVOLUCRAR E INFORMAR a la ciudadanía en general sobre todos los procesos de veeduría y auditoria social, que se llevaran a cabo, siendo conscientes que la participación y el conocimiento de cómo se están manejando los diferentes programas que se planifican y ejecutan en nuestras comunidades, es el primer paso contundente para fortalecer a la población nacional en la lucha contra la corrupción.
  3. DENUNCIAR, cuando tratan de limitar nuestra vos y participación, apagándola para ocultar la situación de país. Actuaremos con determinación para que todos los actos corruptos por personas corruptas no queden en el olvido.
  4. Estaremos VIGILANDO las acciones de los gobernantes locales y personas que se comprometan en los diferentes proyectos que involucren a nuestras comunidades, atentos a los señalamientos de irregularidades, y de todo tipo de indicios que traten de amañar los programas y actividades que sean para el beneficio de la población.
  5. Nuestro cansancio es tan grande que DENUNCIAREMOS con persistencia y sin cesar, las irregularidades que se presenten en las diferentes actividades en nuestras comunidades.

Ratificamos nuestro compromiso con y para nuestras comunidades, que nos han mirado crecer y nos han permitido tener un razonamiento fuertemente critico de lo que pasa en nuestro país, ya que la corrupción nos ha golpeado desde siempre, hasta al punto en el que soñamos que llegara el día que esta desaparezca y podamos tener un mejor presente y futuro para nuestras familias y nuestra Honduras.

 ¡La juventud organizada y unida, jamás será vencida!